LA CONSTRUCCIÓN RESIDENCIAL: SEÑUELO Y RECURSO FÁCIL.

Si se mira la última encuesta de población activa, vemos que Andalucía, con su 36,32 % de paro, está diez puntos por encima de la media nacional (26,03%) y solo es superada por Ceuta en medio punto (36,82%). En el otro extremo se encuentra el País Vasco con sólo un 15,76%. A todas partes llegó la crisis; pero ¿qué diferencia a Andalucía para tener más paro que el resto de comunidades?

La respuesta está, en gran medida, en la construcción. Hasta 2008, era lo que engrasaba la economía. Maná en forma de ladrillo. Andalucía parecía un gigante, pero … tenía los pies de barro… de ladrillo y, al desmoronarse, el gigante quedó convertido en un muñeco de trapo flojo. En Andalucía la mitad de los parados (o más) provienen de la construcción.

Y entonces, mirando alrededor, se empezó a hablar del “nuevo modelo económico”. Porque donde la construcción no había tenido tanto protagonismo, había menos paro. Y se dijo que nuestro sistema productivo tendría que basarse en la industria, en recuperar y actualizar los sectores agropecuarios (vino incluido), en potenciar el turismo quitándole estacionalidad, etc… Todo ello lubricado no por el ladrillo sino por la I+D+i. Perfecto.

Pero no es fácil. Lo nuevo tarda, no llega de la noche a la mañana. Hacen falta menos restricciones presupuestarias a lo público y más inversores privados que se atrevan al riesgo. Los que se atreven no tienen la financiación que necesitan: los bancos no prestan y prefieren dormitar al calor de la deuda pública, mientras siguen tendiendo la mano para tapar sus agujeros… inmobiliarios. Y en Andalucía surge la tentación de los israelitas cuando acababan de salir de Egipto: para llegar a la tierra prometida había que pasar mares, desiertos y penurias. Para eso – he ahí la tentación – mejor volver a Egipto: allí, aunque esclavos, comíamos algo y no había demasiadas inquietudes… si renunciabas a la libertad y a la dignidad.

En Andalucía, la tentación de volver a Egipto se llama volver a la construcción. Construcción es en sí mismo un término muy genérico. Simplificando, incluye la obra civil y de equipamiento y la construcción residencial, donde cabe hablar, asimismo, de rehabilitación y de obra nueva (lo más apetecible para el dinero). Sobre la obra civil y de equipamiento (hospitales, colegios, centros sociales…) cabe decir que ¡ojalá! Salvando la necesidad de actuar con racionalidad – para evitar aeropuertos sin aviones, aves sin pasajeros y teatros vacíos – la pregunta es “¿de dónde sale el dinero?” La verdad es que, cuando se habla de la construcción, muchos (también del PSOE) piensan exclusivamente en la obra nueva residencial. Y proponen directamente “la eliminación de la normativa restrictiva que en este momento existe en Andalucía”. Aquí está el problema.

La normativa restrictiva de la que hablan se refiere fundamentalmente a dos cuestiones recogidas, por ejemplo, en el artículo 9 de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA y en la famosa Norma 45 del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA). Una de ellas es el modelo de ciudad que, según el POTA, “ha de ser compacta y económicamente diversificada… para reducir desplazamientos obligados así como (evitar) la segregación social del espacio urbano”. La otra cuestión se refiere a la limitación del crecimiento, sobre el que se dice: “Con carácter general no se admitirán los crecimientos que supongan incrementos de suelo urbanizable superiores al 40% del suelo urbano existente ni los crecimientos que supongan incrementos de población superiores al 30% en ocho años.” (Más del 90% de los municipios Andaluces cumplían ya con esto) ¿Qué quieren los partidarios de suprimir esta normativa concreta? ¿Volver a los años de edificación salvaje en cualquier sitio, al amparo de las recalificaciones “programadas”? Los dos elementos normativos reseñados – por cierto, con numerosas posibles excepciones – fueron en su momento presentados como ejercicio de racionalización urbanística y de herramienta contra la especulación. La dispersión de las ciudades – y el encarecimiento de servicios públicos que supone – constituye una de las bases del empobrecimiento, y desprestigio, de nuestros municipios. Los crecimientos incontrolados, además de incidir en lo anterior, nos han traído, entre otras cosas, una ingente cantidad de viviendas vacías (por encima de las 600.000 en Andalucía) y la ruina de promotores y bancos. Esto nos lleva a otra inquietante pregunta ¿Tiene sentido hacer más casas cuando no se venden las que hay? También aquí, ¿de dónde saldrá el dinero?

El Egipto faraónico que añoran los que quieren cambiar la LOUA y el POTA es irracional. Es volver ingenuamente (¿o no?) a la patada adelante y al pelotazo fácil. A un escenario donde no funcionaron las leyes de mercado –las casas y la oferta subían a la vez- , en el que se consumieron irracionalmente el espacio – incluso el protegido – y numerosos recursos de todo tipo que podrían haberse empleado en actividades realmente productivas. Un escenario que sacó a miles de jóvenes de la senda de la formación ante el dinero fácil del trabajo a destajo (muchas veces negro). Un escenario que provocó que en Andalucía, en tiempos de crisis, las vacas estuvieran más flacas que en otro sitio. Volver a aquello sería como dar la última dosis a un adicto para que se reanime un momento… y se nos muera.

Dejemos la norma 45 del POTA en paz y arriesguémonos a seguir adelante por el desierto de la puesta en marcha del nuevo modelo productivo. Sobre la construcción, centrémonos en la rehabilitación y el equipamiento obteniendo nuevas vías de financiación para lo público. Sin dejar a nadie en la cuneta. Pero sin volver atrás.

Ignacio García
Diputado de IULV-CA y vicepresidente del Parlamento de Andalucía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s